Aarón Rodríguez: Constituyente de Maduro pretende escoger a dedo a gobernadores y alcaldes

Para el dirigente del partido Voluntad Popular en Carabobo, Aarón Rodríguez Moro, la fraudulenta constituyente convocada por el Presidente Nicolás Maduro lo que pretende es escoger a dedo quiénes serán los gobernadores y alcaldes del país, pues durante el tiempo que dure la asamblea originaria -que por cierto no se especifica en ningún punto de las bases comiciales cuál será su tiempo de duración-, se podría redefinir tanto la función y naturaleza de los gobierno regionales y municipales, tal como se pretendió en la propuesta de reforma del año 2007, e incluso cambiar su forma de escogencia y postulación.
“¿Cómo es posible que Tibisay Lucena convoque a una elección de gobernadores si ni si quiera sabe cuándo terminará el fraudulento proceso constituyente? ¿O sin saber si quiera si la figura de gobernadores y alcaldes serán los mismos? Esto parece evidenciar un subterfugio para hacer creer al mundo que el gobierno de Maduro está abriendo las puertas a la participación ciudadana cuando lo que está haciendo es crear un modelo que le garantice mantenerse en el poder sin el apoyo popular que hace rato perdió”.
Rodríguez recordó que en la fallida reforma constitucional propuesta por el fallecido Presidente Hugo Chávez Frías en el año 2007 se pretendió sustituir  el actual modo de organización político territorial por uno comunal, propuesta que posteriormente fue introducida en un claro irrespeto a la voluntad del pueblo que lo rechazó.
También criticó la forma cómo el gobierno, “avalado por un CNE que parece no interesado velar por la defensa de la participación de la gente a través del voto universal, directo y secreto, ha creado todo un misterioso mecanismo que le permitirá escoger más asambleístas con menos votos, para lo cual ha ingeniado un oscuro sistema por sectores que nadie entiende, pero que le garantizará dominar la mayoría en la esa asamblea prostituyente”.
“Aquí cabe preguntarse: ¿Debemos los venezolanos presuponer la existencia entonces de un sub registro electoral por sectores distinto al registro electoral universal de todos los venezolanos? ¿Quién maneja esa data de los 8 sectores mencionados en las bases planteadas por Maduro, el CNE o los ministerios y organizaciones dependientes del oficialismo? ¿Si yo pertenezco al sector educación pero sectorialmente vivo en Miguel Peña, voto por un representante sectorial o por uno del sector educativo?”
En este punto Rodríguez hizo un contraste entre la lentitud con la cual el Poder Electoral venezolano actuó en el proceso de recolección de firmas para convocar al referéndum revocatorio Presidencial en el año 2016, y la premura con la cual está actuando para aprobar el fraude propuesto por el gobierno para mantenerse en el poder, catalogándolo de descarado y sospechoso.
“El mismo CNE que se dio todo el tiempo para verificar unas firmas que ya estaban en el registro electoral, y que para recolectarlas se utilizaron máquinas capta huellas, resulta que ayer aprobó que, en apenas dos meses, creará, auditará y evaluará 8 sub registros, aparte del registro electoral universal, y establecerá cuántos constituyentistas van a elegirse en cada uno de ellos. ¿Será que ya Tibisay venía trabajando en eso y por ello no tuvo tiempo de convocar el revocatorio ni de realizar las elecciones regionales?
Aarón Rodríguez cree que todo esto es una provocación al pueblo venezolano para generar un mayor clima de violencia que justifique más represión por parte del Estado y de sus grupos paramilitares, a la vez que le permita a Nicolás Maduro mostrar al mundo que fue la oposición democrática la que no quiso ir a elecciones.
“El pueblo venezolano y el mundo deben entender que todo este mamotreto es un fraude desde todo punto de vista. Primero que nada el Presidente no tiene la facultad de convocar ningún proceso constituyente. El puede presentar una iniciativa, pero la convocatoria corresponde al pueblo venezolano a quien se le está quitando el derecho de decidir si quiere una constituyente o no”.
Recordó que para la convocatoria a la Constituyente del año 1999, las bases comiciales se sometieron a la consideración del pueblo, y que en el marco de la progresividad de los derechos políticos, no puede haber un retroceso, menos aún en el contexto de los preceptos de la democracia participativa y protagónica de la Constitución vigente.
“Aquí radica la importancia de la convocatoria hecha ayer en la Asamblea Nacional para un referéndum, pues debemos darle a la gente la oportunidad de, a través del voto universal, directo y secreto, decidir si quiere o no una constituyente. Además que éste será un mecanismo para organizarnos en la lucha de calle y, en caso de que el CNE desconozca ese derecho, activar el artículo 350 de la Constitución”.