A 20 aumentaría número de cuerpos encontrados en fosa común de la PGV

El Universal/ 

A 20 podría elevarse la cifra de cadáveres desenterrados de la  fosa común que fue localizada en las instalaciones de la Penitenciaría General de Venezuela el pasado viernes 10 de marzo.

Tal como se ha venido informando a medida que avanzan las excavaciones que adelantan expertos antropólogos, se van descubriendo nuevos cuerpos, hasta las 8:00 de la noche de este sábado el total de cuerpos localizados ascendía a 14 y “se había encontrado un importante número de restos humanos que hacía presumir que la localización de seis nuevos cuerpos”.

A pesar de que se habían localizado nuevos restos los especialistas no quisieron aventurarse a adelantar una cifra sobre la cantidad de nuevas víctimas localizadas.

Fuentes extraoficiales señalaron que cinco de las osamentas localizadas no tenían la cabeza, lo que hace presumir que las víctimas fueron decapitadas y sus cabezas desaparecidas enterradas en otros lugares, o utilizadas para rituales religiosos.

El ministerio Público a través de un boletín de prensa informó que la fiscalía 21° del estado Guárico, expertos de la Unidad Técnico Científica y Unidad Criminalística contra la Vulneración de Derechos Fundamentales se encuentran en el lugar para trabajar en las labores de excavación, recuperación de los cuerpos junto a antropólogos y anatomopatólogos del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), para identificar a las personas que fueron reportadas como desaparecidas durante el proceso de desalojo de la Penitenciaría General de Venezuela ocurrido a finales del año pasado.

El Universal informó que mediados de octubre del año pasado se sospechaba la existencia de las fosas comunes en la PGV, en esa oportunidad insistentes rumores advertían sobre las órdenes giradas por el pran “Franklin Masacre” para la construcción de zanjas en las que habría enterrado a sus enemigos, durante el período en el que mantuvo el control del centro penitenciario guariqueño. Por esta razón  se estima como poco razonable que pasaran seis meses para la localización de una de esas sepulturas colectivas.